Planificando Mis Deudas

Cada año nos trazamos metas.  A nivel financiero, no es la excepción. Pero así mismo, nos enfrentamos a la interrogante: ¿Cómo poder alcanzarlas? La respuesta puede ser simple o compleja, dependiendo la situación financiera de la persona que se proponga los objetivos.

Aquí pretendemos cambiar un poco la visión que regularmente tienen los que ven la planificación como algo difícil y en muchos casos, imposible de lograr.

La planificación es poner en contexto la realidad de nuestras aspiraciones. En lugar de pensar en que planificar solo sirve para adquirir cosas, vamos a pensar que la planificación nos ayuda a poner cosas en orden.   

Los pasos de una buena planificación financiera son:

  1. ¿Qué necesito? (Objetivo). Definir cuál es mi aspiración. Es el paso principal para iniciar a planificar de manera correcta.
  2. ¿Qué cuesta ese objetivo? No solo el costo financiero de la meta, sino, cuales cosas tengo que sacrificar para poder alcanzar la meta.
  3. Plazos de la planificación. Establecer en qué periodo, alcanzaremos el objetivo fijado. Esos plazos pueden ser trimestrales, semestrales o anuales. Depende la magnitud de la planificación.
  4. El plan de Acción. Regularmente es la parte más difícil de lograr en la planificación, pues conlleva alta cuota de disciplina, desprenderse de hábitos, comportamientos, etc.

En el plan de  acción sale a relucir que tan dispuestos estamos a renunciar a aquellas cosas que creemos nos benefician, pero en realidad nos perjudican mucho más.

  1. Saber mi situación financiera. ¿Dónde estoy parado a nivel económico? ¿Cuál es mi  nivel de ingresos? ¿Cómo andan mis deudas? ¿Qué camino llevan mis gastos?
  2. ¡Menos es más! Al planificar debemos comenzar con pasos de bebé, lentamente para luego ir afianzando nuestros proyectos. No todo se logra en 24 horas.
  3. ¡La buena Actitud lo es todo! No basta con intenciones para planificar. Una actitud firme en nuestros objetivos, nos dará los resultados esperados.

Regularmente se recurre al endeudamiento para poder lograr algunas de nuestras metas. Sobre todo, cuando se trata de metas a mediano y largo plazo, recurrimos a las deudas.

Aquí compartiremos algunos renglones en los cuales se asumen compromisos financieros  con mayor frecuencia  y cómo podemos administrar efectivamente esas deudas.

Préstamos Personales. Se recurre a préstamos personales para la compra de bienes duraderos, tales como vehículos, electrodomésticos y que su erogación representa una considerable suma de dinero.

Recomendaciones

-Trate de crear un buen inicial, con el objetivo de financiar menos capital.

-No exceder los 3 años de crédito en un préstamo personal. En el caso de un vehículo, lo máximo debe ser 5 años.

-Haga pagos extraordinarios a su préstamo. Así su cuota disminuirá y el préstamo al final tendrá un menor costo para usted.

Crédito Educativo. Es una figura financiera que ha visto en aumento su demanda. A medida que las personas concluyen sus estudios universitarios básicos, lo requieren para poder costear post-grados, maestrías y demás.

Recomendaciones.

Antes de tomar el crédito, oriéntese sobre el costo de la carrera, maestría o post-grado que tomará. Incide también en el costo la institución en la cual cursará los estudios.

Procure solicitar una beca. Las becas pueden ser una opción viable al momento de solicitar un crédito educativo, pues así financiaría un menor monto de la carrera.

-Si va a realizar estudios fuera del país, es importante agregar costo de alojamiento y manutención, dentro del costo total.

Vacaciones. No se recomienda que se financien las vacaciones. Algunas personas lo hacen, pero en realidad no es un crédito saludable.

Recomendaciones.

-Opte por un club de viajes, en el cual usted puede ir abonando a su cuenta, para poder cubrir el costo de las vacaciones.

-Programe un Plan de Ahorros que le permita no endeudarse para tomar esas vacaciones anheladas.

-Si tiene tarjeta de crédito, puede optar por el plan de beneficios que le ofrece su entidad financiera (siempre y cuando exista esa posibilidad) para irse de vacaciones.

Es importante tener en cuenta, que toda buena planificación crediticia, inicia con información, la cual nos ayudará a obtener mejores beneficios de la deuda contraída. ¡A educarnos más!