Gastos Fijos vs. Ingresos Variables: ¿Cómo cuadramos el mes?

Cada mes, en muchas familias, ésta pregunta se hace más recurrente.

Llegar a fin de mes con los gastos cubiertos, sin la necesidad de endeudarse, representa un reto importante en las personas que no tienen ingresos fijos, pero que si tienen compromisos mensuales que honrar.

Pago de colegio, vivienda, servicio doméstico, alimentación, entre otros, son gastos de los cuales no nos podemos desprender, aunque si podemos tratar de administrarlos, lo mejor posible.

Para poder enfrentar la situación, debemos establecer ciertas normas a seguir en el manejo financiero:

  1. Aumentar los ingresos por diversas fuentes. Una manera de paliar un poco la situación es aumentar los ingresos, identificando diversas fuentes de ingresos, o con la extensión de nuestro horario laboral (horas extras), de donde proviene nuestra principal fuente de ingresos. Eso hace que podamos recibir pagos diferenciados por fechas.
  2. Es posible Ahorrar. Quizás piensen que sea osado ahorrar cuando nuestros ingresos son variables. Pero sí, se puede. Todo radica en aplicar un poco de disciplina personal a nuestra vida financiera. Recordar que el ahorro es el camino ideal para una buena disciplina financiera y comenzar a tener una sana relación con el Dinero.
  3. Calcular un promedio mensual de nuestros ingresos. A partir de este cálculo, podremos establecer nuestros gastos, basados en las necesidades que puedan ser cubiertas con esos ingresos.

Ejemplo: Si en 3 meses, sus ingresos fueron RD$234,000, dividir ese monto entre 3 y eso le dará un promedio mensual de ingresos= RD$234,000/3= $78,000.

Ya con esta información tenemos un parámetro para saber sobre qué base estaremos programando nuestros gastos mensuales.

  1. Manejar con prudencia las Deudas. Una forma de “cuadrar” el mes es apelar a las deudas. Sobre todo deudas informales, las cuales cobran altos intereses. Hay que ser prudentes con este tipo de endeudamiento, el cual NO recomendamos, pues las deudas representan un compromiso financiero fijo, el cual debemos cumplir para evitar que nuestro perfil crediticio se afecte y sobre todo no comprometer los ingresos futuros.
  2. Hacer un Presupuesto y un Plan de Gastos. Ambas son herramientas efectivas para manejo del Dinero. El primero nos orienta para saber cómo distribuiremos nuestros ingresos. El segundo, nos ayuda a monitorear nuestro comportamiento diario en el uso del dinero.

Para quienes me lean, les digo que se puede lograr un equilibrio entre ingresos variables y gastos fijos. Todo radica en planificar qué queremos lograr a nivel financiero y cómo podemos vivir basados en nuestra realidad.

Y lo repito, ¡sí, se puede!