¿Cuál es tu Personalidad Financiera?

Nuestra personalidad y carácter, se expresa en cualquier actividad de la vida. Y en el aspecto financiero, también sale a relucir nuestra forma de ser.

Hoy queremos compartir contigo, las diferentes personalidades y su relación con el Dinero.

Estudios psicológicos han determinado alrededor de 5 perfiles de acuerdo a su comportamiento financiero.

A continuación, queremos compartir las principales características de cada una de estas personalidades y te dejamos con algunas recomendaciones, con el objetivo que puedas mejorar tus finanzas, de acuerdo al tipo de personalidad financiera.

Personalidad Impulsiva: Regularmente es una persona que toma las decisiones sin una planificación efectiva.

Principales características 

  1. Suele asumir riesgos en las inversiones.
  2. Puede ganar mucho dinero, con sus negocios.
  3. Por no planificar de manera inteligente, puede perder mucho dinero.
  4. No crea reservas de efectivo para emergencias.

Recomendaciones.

  1. Imponerse metas a corto plazo.
  2. Organizar sus finanzas. Conocer ingresos y obligaciones.
  3. Separar cuentas para gastos específicos de la cuenta destinada al presupuesto personal o familiar.
  4. Hacer una provisión para oportunidades de inversión.
  5. Trabajar su Inteligencia Emocional Financiera.

Buena Gente o Filántropa: Se caracteriza por ser una persona desprendida, desapegada a las cosas materiales. 

Principales características 

  1. De vocación altruista.
  2. Se desprende de cualquier cosa con facilidad.
  3. Apegado a la familia y amigos.
  4. Es víctima de abusos por parte de los demás.
  5. No controla sus gastos.
  6. Saca poco provecho personal del manejo de su dinero.
  7. Posee escasos niveles de ahorro.

Recomendaciones

  1. Presupuestar ayudas.
  2. Ahorrar. No quedarse sin dinero para cubrir gastos de terceros.
  3. “Enseñar a pescar. No regalar pescado”

Educada: Se preocupa por elevar sus conocimientos sobre finanzas y por tener una relación sana con el Dinero

Principales características 

  1. Estudia con detenimiento antes de tomar una decisión financiera.
  2. Busca consejo, compara precios, mide riesgos.
  3. Pierde tiempo y/o oportunidades de hacer buenas compras.
  4. Sufre de “parálisis por  análisis”, lo que puede provocar que pierda buenas oportunidades de inversión.

Recomendaciones.

  1. Aprender a actuar en el momento adecuado, basado en las informaciones que obtiene.
  2. Hacer conciencia de que no hay una inversión perfecta, sólo basta con que ésta retorne algo de ganancia.

Austera: Es un planificadora por naturaleza. Organiza sus finanzas, basado en la realidad y la posibilidad de enfrentar sus necesidades.

Principales características 

  1. Es ahorrador.
  2. Tiene precaución al momento de endeudarse.
  3. Planifica sus gastos. Realiza presupuesto.
  4. Da prioridad a necesidades básicas.
  5. Puede que viva por debajo del nivel económico que podría disfrutar.

Recomendaciones

  1. Hacer inversiones en instrumentos de bajo riesgo.

Derrochadora: La persona que posee este perfil, asume que gastar todo en un momento, es sinónimo de Bienestar. suele anteponer su Nivel de Vida sobre la Calidad de Vida.

Principales características 

  1. Tiene rasgos similares a la impulsiva. Usa el dinero para su bienestar.
  2. Comparte con los demás.
  3. Suele ostentar un nivel de vida por encima de sus niveles de ingresos.
  4. Es la personalidad más problemática para las finanzas, porque para estar feliz gasta en un momento todo lo que gana y mucho más.
  5. Sufre del Síndrome de la Cartera Abierta.
  6. Acumula muchas deudas.
  7. Falta de control y mal manejo del dinero le genera problemas en la relación matrimonial y hasta con sus amistades.

Recomendaciones.

  1. Trabajar su Autocontrol.
  2. Evitar que el dinero pase por sus manos.
  3. Usar el servicio de depósito directo.
  4. Programar pagos automáticos de servicios y descuento para cuenta de ahorros.
  5. No usar tarjetas de crédito, sólo de debito.

Luego de visto y analizado estos perfiles y su conexión con las finanzas, es importante tener en consideración, que para lograr un óptimo equilibrio de nuestras finanzas, se debe trabajar día a día, cada elemento financiero (ahorro, gastos, deudas).

¡Si todavía no te has detenido a evaluar tu personalidad financiera, es hora de hacerlo!