Atrapados por el Crédito: El Endeudamiento como adicción.

Todos tenemos deudas. De una manera u otra, estamos endeudados. La deuda es un elemento integral de las finanzas.

Hay diversas razones por las cuales nos endeudamos. Existen diversas razones por las cuales nos endeudamos: para adquirir una vivienda, un carro, pagar estudios universitarios, etc. Esa es la denominada Deuda Buena.

Pero en otras ocasiones, se recurre a la deuda para sostener un estilo de vida que no se corresponde con nuestros niveles de ingresos (financiar el Consumo, primer error financiero), se endeuda para pagar deudas (el más grave de los errores financieros). Muchas personas se endeudan, para comprar cosas y así aparentar estar bien. La llamada Presión Social o de Grupos, provoca ese comportamiento. En otras ocasiones, la gente se endeuda para poder llegar a fin de mes, por los bajos ingresos que devengan. A eso le llamamos Deuda Mala.

La deuda no es mala de por sí. Lo malo de la deuda es no identificar y establecer claramente para que necesitamos asumir un compromiso financiero. El crédito es dinero de terceros, por lo cual, nuestro obligación es pagarlo puntualmente. Independientemente de quien nos haya otorgado el crédito, debemos honrarlo. En economías como la dominicana, la deuda es un elemento presente en el día a día.

Los bajos ingresos, la escasa o ausente educación financiera, provoca que se caiga constantemente en deuda y sobre todo en el impago de la misma, colocándole a la gente, la etiqueta de morosos o “mala paga”. Cuando se entra en un terreno, donde no se le pone freno al endeudamiento, es sinónimo de que se tiene una “Adicción al Endeudamiento”.

Y esa adicción al endeudamiento provoca comportamientos adversos, que afectan nuestro desenvolvimiento social.

Las personas que tienen mala relación con el Dinero y se sienten atrapadas por las deudas, regularmente presentan los siguientes síntomas:

  • Déficit de atención laboral y social.
  • Stress, Ansiedad.
  • Baja productividad.
  • Conflictos familiares.
  • Indisciplina laboral y personal.
  • Baja motivación.
  • Potencialidad de conflictos.
  • Otros.

Si no se logra entender que las finanzas son un asunto de realidades, no de apariencias, constantemente estaremos expuestos al crédito. Un mal endeudamiento, le roba a las personas, genera baja capacidad de ahorro, de consumo y además, compromete su futuro financiero.

En ocasiones es prudente apelar a la teoría de la “Gratificación Diferida” y aprender a diferenciar Necesidad de Deseo.

Es importante aprender a diferenciar Bienestar con Estatus. No podemos interponer el Estatus al Bienestar, pues en muchas ocasiones ese estatus lo adquirimos basado en endeudamiento, y al final de cuentas, resultaría más costoso.

El problema de las deudas, no se resuelve solo aumentando los ingresos, el punto esencial radica, en no endeudarse sin conocer los riesgos futuros.

Cuando se tiene déficit, hay 3 maneras de enfrentarlo: 1. Aumento de ingresos, 2. Racionalizar los gastos y 3. Financiamiento. Las dos primeras conllevan un trabajo más arduo que la tercera. La gente siempre recurre a lo fácil más rápido, que al sacrificio.

Como salir de esa adicción a las deudas, aquí te damos algunas recomendaciones.

  • Reconocer que tiene una situación difícil. Eso conlleva un cambio de Actitud Financiera.
  • Definir su estatus financiero.
  • Analizar su nivel de deuda y la capacidad de endeudamiento.
  • Enlistar todas las deudas, formales e informales.
  • Hacer un plan de pago de las deudas. De menor a mayor o de mayor a menor.
  • Usar tarjeta de débito, en lugar de crédito. Recuerde que una tarjeta de crédito es un préstamo a 30 días, que debe honrar sin intereses.
  • No tomar prestado para pagar deudas.
  • Restringir gastos no necesarios. Priorizar.
  • Restringir salidas a comer fuera, cine, diversión, etc.
  • No dejarse llevar de las Ofertas Especiales.
  • Aprender a tener Autocontrol. Es saludable aprender a decir NO.

Todo éxito es un proceso y obtener el éxito financiero no escapa de ese proceso. ¡Ojalá lo entendamos y podamos aplicarlo, efectivamente!